Preguntas siempre pertinentes

El inmenso poder de las preguntas tontas

Carl Sagan, en su obra «El mundo y sus demonios afirma lo siguiente: “Hay preguntas ingenuas, preguntas tediosas, preguntas mal formuladas, preguntas planteadas con una inadecuada autocrítica. Pero toda pregunta es un grito por entender el mundo. No hay preguntas tontas”. No podía encontrar mejor preámbulo para esbozar el tema de hoy: el inmenso poder de toda pregunta y también de las preguntas catalogadas como tontas. Quienes nos dedicamos a la formación hemos asistido a estas o parecidas situaciones en las que alguna persona expresa lo siguiente: “permítame hacerle una pregunta; seguramente será una pregunta tonta, pero aun así la voy a hacer”.

Diré, de inmediato, siguiendo el ejemplo del científico y para descargar a los alumnos de toda duda que, efectivamente, no hay preguntas tontas; que toda consulta es pertinente porque nace de una necesidad de conocer. Puede haber preguntas sobre asuntos ya tratados o por tratar; o que nacen de la falta de atención, etc., pero no preguntas tontas. No obstante, como los alumnos insisten en calificarlas de ese modo, aprovecho para abogar por el poder y la relevancia que tiene toda pregunta en el proceso de aprendizaje.

Claro está que no me refiero a la típica persona que pregunta por preguntar, por ocupar el centro de la atención. o para perder tiempo; sino a las preguntas planteadas de buena fe. Aportaré un ejemplo: en cierta ocasión, en el ámbito de un curso en el que enseñaba a gestionar formación programada, una persona me preguntó si un autónomo podría bonificar su formación. No es, ni de lejos, una pregunta gratuita, sino muy pertinente. Pero la persona que participaba en la formación insistió en que, tal vez, se tratada de una pregunta improcedente. Al ser tachada de ese modo por parte de la persona participante, tal pregunta adquirió el poder al que me refiero en este escrito.

Por lo tanto, aquellas preguntas que, aparentemente, son descabelladas, parecen fuera de lugar; tal vez ya han sido tratadas, o lo serán un poco más adelante, pero la propia persona que la formula tiene reservas sobre lo adecuado de la misma, deben ser realizadas con mayor motivo porque encierran una fuerza extra para el aprendizaje.

Y así, burla, burlando, llego al remate de mi tesis: cuanto más exagerada, desproporcionada o aparentemente torpe sea una pregunta en el ámbito de una acción formativa o simplemente informativa, mayor será el poder de retención de la respuesta correcta por parte del preguntante y aún de otras personas que participen en el grupo formativo. Tal cuestión tendrá ventaja respecto de otras variables analizadas, inicialmente evidentes, que no han sido objeto de pregunta y que pueden pasar inadvertidas y, por lo tanto, su olvido puede estar más garantizado. Es en ese sentido en el que afirmo que el poder de las preguntas (tontas) es inmenso y yo suelo invitar a formular todo tipo de preguntas. Por lo tanto, nada de evitar hacer una pregunta por descabellada que nos parezca.  La misma función cumplen las preguntas previas al abordaje de un asunto. Y, en realidad, cualquier pregunta que se formule está operando como reforzante en el proceso de asimilación de un tema.

En otra ocasión hablaré de ciertos “trucos” para el aprendizaje que ahora enumero y que nos servirán como apostillas, cuñas, herramientas de ayuda para la asimilación de conceptos nuevos en una determinada materia de estudio: hacer uso del misterio, asociaciones, empleo de metáforas, sentido del humor, crear expectativa, dinámicas con juegos, partir de la práctica de cada participante, buscar la excelencia desde lo más sencillo a lo más complejo; el poder del fracaso como puerta de acceso al éxito; enseñar como herramienta para aprender, conferir optimismo, pasión y entusiasmo a nuestros aprendizajes, etc.

Una pregunta se asemeja a una percha donde colgar el nuevo concepto para una más fácil retención. Cada pregunta te ayudará a asimilar el concepto con más facilidad.

Una respuesta a “El inmenso poder de las preguntas tontas”

  1. Jose Manuel Jiménez Wals dice:

    Totalmente de acuerdo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.