Formación viral

Formación viral
La formación a través de aula virtual se ha hecho viral.

Hacer viral la formación online ha sido todo un milagro impensable hace tan solo unos meses. Formación viral. El caos que trajo el maldito virus ha cambiado la percepción de algunas cosas. En Primer lugar, de las más importantes: el sentido y fragilidad de la vida, el incierto devenir de la estancia en nuestro hogar que es el planeta Tierra, la responsabilidad de todos en lo que acontece, lo que nos obliga a una alerta permanente.

Primero el recuerdo a las víctimas del coronavirus. Justicia, obliga. Quienes pregonan como eslogan que de esta crisis vamos a salir reforzados habrá que recordarles que los muertos, no.  El holocausto que representa esta pandemia global nos obliga a extraer conclusiones y a exigir responsabilidades; no estamos ante un asunto menor al que podamos despachar con frases publicitarias o, pretendidamente, motivadoras ante un revés del destino. En el aspecto sanitario, en el económico y en el social vamos a salir muy tocados de esta. Ya lo estamos viendo y, en breve, notaremos el profundo alcance de esta crisis.

En segundo lugar, y en lo que afecta a la formación para el empleo, las medidas extraordinarias adoptadas por el SEPE (servicio Público de Empleo) en Resolución de fecha 15 de abril, han venido a consagrar el aula virtual como alternativa a la formación tradicional en aula física. Muchos alumnos le han cogido gusto por sus muchas virtudes. Por supuesto que tiene sus aspectos negativos y que no se puede generalizar como solución para toda la formación. Pero allí donde es aplicable con todas las garantías se ha revelado como una opción muy válida que tiene sus virtudes: no hay pérdida de tiempo en desplazamientos, se eliminan los tiempos muertos, la comodidad, el potencial de las tecnologías, etc.

Es cierto que la formación online, y ahora me refiero no solo a la presencial a través de aula virtual, sino también a la teleformación a la que el alumno accede a unos contenidos grabados,  exige una mayor disciplina: a veces, lo que, en principio es una ventaja puede convertirse en un hándicap; por ejemplo, el hecho de permanecer en el lugar de trabajo o en el hogar, si no somos disciplinados y no bloqueamos los teléfonos, las redes, el correo electrónico o no establecemos unas normas para que nadie nos interrumpa,  puede hacer que se frustre el aprendizaje. O gran parte de él. Estar en casa, con zapatillas, puede hacer que relajemos las exigencias y perdamos el potencial de la formación vía Internet.

Muchas voces hablan de que la formación online ha llegado para quedarse. No alabo el método, pero bienvenida sea. Hasta las universidades usan el aula virtual, desde hace años, con resultados óptimos. El SEPE-FUNDAE eran reacios a considerar el aula virtual como un medio validable. Ciertamente es así cuando en unas orientaciones sobre teleformación, FUNDAE  determinó en 2016 (efecto 2017) que la viodeoconferencia, audioconferencia, webinar, aula virtual, etc., dejaba de ser considerada “presencial” para asimilarla a teleformación, a todos los efectos. Ahora, FUNDAE,  ha transitado el camino inverso, aunque de forma extraordinaria. Veremos qué pasa a partir de ahora. Apelaremos al buen juicio de los responsables.

Muchas personas y entidades han comprobado que la formación mediante aula virtual es una opción seria de formación que acumula muchas ventajas. Hay dos principios que dan carta de naturaleza a la formación y sin los cuales no merece la pena entrar en un proceso formativo, ya sea que hablemos de empresas o de trabajadores: calidad y resultados. Si estos dos principios se garantizan, ¿qué impide mantener, con todas las garantías y todos los efectos, un modelo de aula virtual como alternativa al aula física? La formación se hizo viral en esta pendemia. Aprovechemos la ocasión.

Y el viernes pasado se publicó en el BOE otra Resolución del SEPE en la que se establece que, aquellos territorios que hayan llegado a la fase 2 de vuelta a la normalidad, podrán programar formación, de nuevo, o continuar la formación suspendida a resultas de la entrada en vigor del estado de alarma: por lo tanto, desde ayer 06/06/2020 se puede notificar a FUNDAE a través de la aplicación telemática, nuevos grupos formativos en la modalidad presencial a través de aula física. Con las garantías y requisitos marcados por Sanidad, claro.

4 respuestas a “Formación viral”

  1. Ana López dice:

    Gracias, José María; te conozco ya algunos años y sé que eres un formador como la copa de un pino. Por eso te estoy muy agradecida. Tantas veces me has evitado meter la pata que te debo mucho. Vivimos tiempos difíciles y mucha gente es capaz de criticar los errores pero pasa de puntillas sobre los aciertos o no es capaz de reconocerlos. Por eso yo, hoy, quiero hacerte un homenaje y declarar a los cuatro vientos lo gran profesional que eres. Gracias por todo. Recibe un abrazo grande de mi parte. Ana, Sevilla.

    • admin dice:

      Gracias, Ana. Muy amable. Es cierto que es más fácil hablar de los errores de otros que de los aciertos. Por eso valoro tu piropo. Me satisface ser útil, por eso tu comentario es para mi una confirmación. Un abrazo.

  2. Natalia dice:

    Gracias por toda la información que nos aportas, tanto en el blog como en las circulares que nos envías cada cierto tiempo y en los WhatsApp conque nos sorprendes con noticias urgentes. Cierto es que, muchas veces, la hojarasca no nos deja ver el bosque y, por ese motivo, nos perdemos en detalles que no son tan importantes, mientras que dejamos de lado cuestiones sustanciales que son las que importan. Por eso me impactó cómo empezaste tu presentación en el último curso al que asistí en Santiago.Es cierto que lo más importante es la calidad de la formación que impartimos y los resultados para las empresas. Sin estos dos elementos, la formación no sirve de nada. Gracias, Gracias, Gracias. Natalia, Santiago de Compostela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *