Auditoría para evitar una sanción

Auditoría para evitar una sanción

Si una auditoría te evita una sanción de 10.000 euros y el coste de la auditoría es de solo 450 euros, ¿qué es lo que puede salirte caro, en realidad? Eludir la palabra sanción no significa evitarla; se parece más a la táctica del avestruz de esconder la cabeza bajo tierra con la creencia de que, de ese modo, los problemas desaparecerán. No se trata de amargar la fiesta a nadie, sino de avisar de lo que puede suceder, según la experiencia acumulada: al final de algunas actuaciones de seguimiento del organismo correspondiente suele haber una experiencia desagradable. Porque desde la publicación del Real Decreto 4/2015 hay establecido un régimen de infracciones y sanciones.

Porque algunas entidades organizadoras y empresas en general, que gestionan formación programada (bonificada) en el ámbito laboral han relajado el cumplimiento de las nuevas responsabilidades nacidas tras el cambio de modelo que supuso la publicación del Real Decreto 4/2015, primero; de la ley 30/2015, después, y del Real Decreto 694/2017 de 3 de julio. Pero ahí no termina la cosa y, con la pandemia, se han publicado Resoluciones del SEPE, que han supuesto cambios en la gestión de la formación bonificada de FUNDAE, cambios referidos al uso del aula virtual y al aula espejo. Algunas empresas no terminan de darse cuenta de que las reglas han cambiado y las consecuencias, también. La excesiva distensión tiene su base en la inercia y en que, a pesar de que los organismos de control han doblado sus actuaciones de seguimiento, todavía muchas empresas creen que nunca les va a tocar a ellas. Eso se parece a la ruleta rusa. ¿Auditoría o sanción?

¿Estás seguro de cumplir con los nuevos requisitos, procedimientos, documentación y obligaciones? ¿Qué significa para ti que el seguimiento abarca la evaluación de los resultados de la formación para garantizar su calidad, más allá de la mera comprobación de requisitos y formalidades? ¿Qué importancia le das al análisis de necesidades formativas y a la evaluación de impacto? ¿Estás cumpliendo la importante obligación asignada a las entidades organizadoras de adecuar la formación realizada a las necesidades reales de las empresas y a la actividad empresarial, además de al puesto de trabajo?

Todo esto se resuelve con una auditoría. Son demasiadas las empresas que, porque llevan muchos años gestionando formación bonificada y nunca han tenido ningún problema, creen que lo están haciendo todo bien. Incluso departamentos de recursos humanos de grandes empresas lo creen así. Y grandes corporaciones de formación y proveedores de plataformas de teleformación. Las actuaciones de seguimiento suelen ser parciales: sobre costes, sobre asistencia, documental, metodología, entrega de documentación, etc.; que del requerimiento de una documentación salgas airoso no quiere decir que lo estés haciendo todo bien. Y, además de eso, el sentido común ayuda también: cuatro ojos ven más que dos. Y, si los ojos han visto diferentes casos y han ayudado a resolverlos. Y si esos ojos experimentados y con información siempre actualizada, tanto en lo que respecta a normativa como a la práctica cotidiana de los organismos de control en cada una de las provincias de España, mucho más.  Incluso hay quien se relaja con la siguiente reflexión: yo tengo ya una persona (o un departamento) que se ocupa de eso. ¿Y? ¿Nunca consideras conveniente una segunda opinión?

La auditoría es una revisión a fondo, tanto documental, como del cumplimiento de los requisitos, del desglose de las facturas, de la imputación de costes y su correcta distribución, del cumplimiento de las obligaciones de las empresas bonificadas, de la correcta organización y disponibilidad de la documentación, de los procedimientos en la aplicación telemática, etc. Y de mucho más. Siempre obtendrás resultados positivos de una auditoría. Y la tranquilidad basada en el trabajo bien hecho será tu recompensa. Y, con los medios actuales, una auditoría puede llevarse a cabo sin desplazamientos en cualquier rincón de España: videoconferencia, correo electrónico, teléfono. Auditoría para evitar la sanción y para dormir tranquilo.

Por ejemplo: ya están disponibles las comprobaciones del ejercicio 2019. En breve, las empresas con comprobación “No conforme” recibirán una carta reclamándoles la devolución de bonificaciones por diversos motivos o un escrito de alegaciones. Si necesitas ayuda, lo podemos hacer.

4 respuestas a “Auditoría para evitar una sanción”

  1. Sofía dice:

    Gracias por la información. Sigo siempre los artículos de tu blog y me parecen muy interesantes y prácticos. También te sigo en el Martes Directo a través de videoconferencia donde aprendo mucho. Gracias por todo. Te enviaré un correo para hacer una auditoría.

  2. José María Jerez dice:

    Gracias, Sofía. Tenemos novedades, como servicios de asesoramiento (planes de asesoramiento) para hacer frente a las comunicaciones de no conforme que reciben, periódicamente, las empresas y sus correspondientes escritos de alegaciones, de los cuales nos hacemos cargo. Y más novedades con explicaciones en video sobre los diferentes aspectos implicados en la gestión de la formación programada (formaciones sobre aspectos concretos). Un abrazo.

  3. Enrique Gómez dice:

    Cuatro ojos ven más que dos. Un principio de sentido común que da buenos resultados. Con más motivo estoy de acuerdo con contrastar lo que hacemos con un experto. Gracias por sus consejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *